Política pública

Definición:

“Una serie de decisiones o de acciones, intencionalmente coherentes, tomadas por diferentes actores, públicos y a veces no públicos —cuyos recursos, nexos institucionales e intereses varían— a fin de resolver de manera puntual un problema políticamente definido como colectivo. Este conjunto de decisiones y acciones da lugar a actos formales, con un grado de obligatoriedad variable, tendentes a modificar la conducta de grupos sociales que, se supone, originaron el problema colectivo que se debe resolver (grupos-objetivo), en el interés de grupos sociales que padecen los efectos negativos del problema en cuestión (beneficiarios finales)» (Subirats y otros 2008:36)

A continuación se describe de manera breve cada una de las dimensiones o fases de la una política pública[1]:

  • AGENDACIÓN.- En esta fase una determinada situación se convierte en un problema social debido a que produce una necesidad, una carencia o una insatisfacción. Esta ingresa o se incorpora a la agenda de decisión gubernamental, con el fin iniciar los procesos de política pública destinados a resolverlo. En esta etapa se define el problema (causas y causantes) y se reconoce que existe una demanda de acción pública.

  • PROGRAMACIÓN.- Una vez identificado el problema y su contenido, se definen los objetivos y metas relevantes; se examinan todas las alternativas para lograr la meta y sus posibles consecuencias; se comparan las alternativas que estén mejor adaptadas al problema: se contrastan las soluciones con los medios y recursos disponibles; y, se seleccionan aquellas cuyos resultados proporcionan mayor alcance de objetivos, mayores beneficios con costos iguales o menores costos con beneficios iguales y respecto de la que haya mayor consenso; así como los instrumentos de acción.

  • IMPLEMENTACIÓN.- Es el momento en que se aplican o se ponen en marcha las soluciones seleccionadas. Requiere acciones efectivas por parte de los agentes administrativos responsables y, por tanto, la utilización de estructuras institucionales y recursos para desarrollar la política. Es un proceso de gran complejidad (muchos actores y decisiones) por lo que requiere monitoreo y coordinación.

  • EVALUACIÓN.- En esta fase se valoran los resultados y efectos de la intervención pública en términos de cambios de conducta de los grupos-objetivos o del grado de resolución del problema social identificado. Es decir, si la política pública implementada fue eficaz o si necesita modificarse o eliminarse.

 

[1] Cfr. Subirats y otros 2008: 44 -45

 

Aportes:

Sección para compartir aportes.

Compartir: